lunes, 29 de junio de 2015

MIRADA PENETRANTE




“Observad. Abrid la mirada interior y aprended a reconocerle, porque ya está entre nosotros.
Entre nosotros está siempre, pero no podemos, no sabemos o no nos atrevemos a reconocerle. Sólo los que tienen la mirada penetrante, ejercitada en la desnudez del desierto, pueden percibirlo.”

Javier Melloni

¿Por qué no podemos, no sabemos o no nos atrevemos a reconocer la Presencia del Cristo en todo y siempre? Las razones pueden ser muchas: miedos, comodidad, superficialidad, educación, sufrimiento....Podemos ejercitar la mirada penetrante: una mirada desde el corazón, desde lo profundo de nosotros mismos. Es una mirada pausada, atenta, abierta. Una mirada que se entrena y se desarrolla en el desierto, es decir, en la soledad y a veces el dolor. La mirada penetrante descubre a Dios en todo y en todos, descubre belleza por doquier. Creo que vale la pena ejercitarla....

Publicar un comentario

Etiquetas