viernes, 26 de junio de 2015

Siempre fuimos verdad


"Primero queremos conocer verdades, coleccionarlas. Después anhelamos comprender la verdad profunda que subyace en todas las verdades. Y la buscamos. Pero llega un momento en que empezamos a ver la verdad. Y cuando la vemos es tan sorprendente que nos involucra en su realidad, hasta el punto de acabar por ser la verdad misma. A partir de ahí no buscamos ya, ¿Qué más podríamos buscar? Lo más bello es descubrir que siempre fuimos verdad. Después de esa larga aventura en la búsqueda, por fin soy lo que siempre fui." 
(Consuelo Martín)

Con su acostumbrada lucidez Consuelo Martín nos sugiere algo esencial. El camino al descubrimiento de nuestra identidad, de nuestra autentica naturaleza, pasa por un proceso de búsqueda muy peculiar e interesante. Es el camino común y normal de todo ser humano. En un primer momento buscamos "verdades", podríamos llamarlas "lógicas" o "mentales": son verdades relativas y que mantienen "su verdad" desde la premisa que asumimos. La verdad de 2+2=4 es verdad si asumimos el sistema matemático previo; hay otro sistema donde esto no es verdad. Muchas veces confundimos estas verdades relativas y mentales con La Verdad. La Verdad no se define, no se encierra en lenguaje, no depende de sistemas elegidos. 
Llega un punto, sería bueno que llegara, donde caemos en la cuenta que esa Verdad que buscamos, es lo que somos. La Verdad no podemos entenderla y encerrarla en categorías mentales o espirituales.
Sólo podemos serLa. En lenguaje cristiano podemos decir: somos vida divina manifestandose en una experiencia humana. Somos el Cristo que se despliega en su infinita belleza.
También estas son palabras...¡hay que verlo por uno mismo! Buena búsqueda...buen camino!
Te acompaño!
"Lo más bello es descubrir que siempre fuimos verdad"



Publicar un comentario

Etiquetas