viernes, 12 de mayo de 2017

El ser desnudo




Cada estación nos enseña algo y nos aporta un hermoso matiz de la infinitud de la vida.
El otoño desnuda al ser.
El incomparable espectáculo del caer de las hojas nos invita al ser desnudo.
Sin temor el árbol suelta las hojas que fueron su vestido, su belleza y su orgullo por unos cuantos meses. Sueltan todo, perfectamente libres y estables en su ser desnudo.
Hay que aprender de estos sabios maestros: soltar la forma y amar el vacío. Soltar lo visible y enamorarse de lo invisible.
Soltar las formas es dejar ir todo lo que nos da seguridad afectiva y efectiva: pensamientos, afectos, ideales, proyectos, deseos.
Soltar las formas es también dejar ir los miedos que nos atrapan y encarcelan.
Soltando la forma quedará lo que somos: ser desnudo, quieto, brillante.
Tal vez la desnudez del ser nos avergüenza un poco: camino necesario hacia la gratuidad.
El amor siempre está desnudo, como Cristo en la Cruz. Por eso puede recibir todo y soltar todo. Ahí radica la verdadera libertad.
¡Otoño querido y bendecido otoño que nos enseñas a “ser”, más allá de toda forma!
Nos regala la dicha más grande: la dicha de ser.
Y volverá a revestirse el ser desnudo. Volverán los colores y los olores de frutos y flores.
Volverán las abejas a disfrutar del néctar y a su incansable trabajo.
Milagrosamente asomarán las primeras yemas despertadas por el primer beso de un sol naciente.
El ser desnudo, siempre presente y quieto, se expresará otra vez en una belleza desbordante.


Publicar un comentario

Etiquetas