jueves, 23 de febrero de 2017

Rendirse al amor




Nada tiene sentido, excepto rendirse al amor. Hazlo
Rumi


Como siempre Rumi – con su capacidad brutal de síntesis – nos ilumina el camino.
En pocas palabras, en una frase, todo es resumido.
La mente usa muchas palabras y la complica. ¡Qué alivio salir de la esclavitud del pensamiento!
Rendirse” y “hazlo”: Rumi es maestro de la paradoja. Como todos los místicos.
Rendirse: dejar de hacer. Pasividad.
Hazlo: actividad.
La experiencia del amor se da en una acción pasiva: rendirse al amor. Entregarse.
La única acción verdaderamente importante es, en realidad, un rendirse, un no-hacer.
Es la “no-acción” del zen que nos revela el secreto último de la realidad: la gratuidad. La perfección del momento.

Rendirse al amor es entonces vivir de la gratuidad del momento.
Rendirse al amor es estar atento a la vida, a cada detalle.
Rendirse al amor es anclarse a la quietud que somos.
Rendirse al amor es salir momento a momento del pensamiento.
Rendirse al amor es vivir desde lo Uno que todo abarca con ternura.
Rendirse al amor es decir un “si” incondicional a la vida.
Rendirse al amor es – en última instancia – dejar que la Vida nos viva.

Namasté. Amén.




Publicar un comentario

Etiquetas