viernes, 28 de abril de 2017

Cámara del tesoro


“Intenta penetrar en la cámara del tesoro que llevas dentro y así verás la celestial; porque ambas son exactamente iguales, entras en una y contemplas las dos”.
 Isaac de Nínive (640 – 700).

Isaac de Nínive fue un monje, teólogo y meditador cristiano. Hoy nos regala una indicación maravillosa para nuestro camino espiritual y nuestra búsqueda de Dios.
La “cámara del tesoro”: ¿Qué será dicha y secreta cámara?
La “cámara del tesoro” es nuestra común y más profunda identidad: los budistas la llaman “auténtica naturaleza” y los cristianos “Cristo interior”. Es lo que somos, más allá de lo que pasa y muere. Es lo eterno en nosotros.
Es una cámara del tesoro, porque no hay tesoro más importante que descubrir quienes somos de verdad y cual es nuestra manera única y original – la vocación – de manifestar lo Uno y Único. ¿Cuál es tu manera única y original de manifestar el Amor que solo es y todos somos?
Isaac, como todos los místicos, nos introduce en el Misterio de lo Uno que sostiene y abarca las distinciones.
Penetrar en nuestra cámara interior es penetrar a la vez en el “cámara celestial”: lo divino.
Descubrimos así, una y otra vez, que humano y divino son las dos caras de lo mismo. La Realidad es Una y se manifiesta humanamente.
Como decía también San Agustín: “Dios es más íntimo que nuestra propia intimidad”.
Penetrar en lo más íntimo de nosotros es penetrar en la intimidad de Dios. Más aún: descubrir que solo hay Dios.
El problema es “penetrar”: romper los muros de nuestro ego, nuestros miedos, nuestra inquietud mental. No es fácil.
Necesitamos practicar. Necesitamos silencio. Necesitamos coraje. Necesitamos humildad.




Publicar un comentario

Etiquetas