sábado, 15 de abril de 2017

Pascua entre visión y casa




La resurrección de Cristo, centro de la fe cristiana, es también piedra de escandalo y cuestionamiento perenne.
¿Dónde vemos reflejada la victoria de Cristo sobre mal, dolor y muerte en nuestro mundo?
Es tal vez la pregunta más radical que los no creyentes hacen a los cristianos más o menos abiertamente.
Es la pregunta clave que tendríamos que hacernos y que, lamentablemente, rehuimos con asombrosa superficialidad.
Y, si acaso, intentamos dar algunas respuestas a menudo más que respuestas son escapatorias fáciles porque no sabemos que responder: “la vida eterna será después de la muerte”… “el mal es fruto del egoísmo humano”… “es un misterio”, etcétera… Intentos de respuestas: superficiales y parciales. No convencen para nada.
Postergar la felicidad en el futuro es una manera simplista para no querer enfrentar el dolor y es una infidelidad al anhelo más hermoso y puro del corazón humano: vida plena y feliz.
En realidad ni me interesa una hipotética felicidad futura y estoy convencido que esperar la plenitud después de esta experiencia terrena es indigno del ser humano, indigno de Dios, indigno de la misma resurrección de Cristo.
Extraño y cruel Dios sería este: crea el universo, seres humanos sintientes, infinitas formas de vida para que sufran un rato y darle felicidad quien sabe cuando.
En esta semana santa tuve la alegría de celebrar la Misa en un hogar de ancianos. Una mujer no muy mayor huésped del hogar no se cansaba de repetir: “quiero volver a casa, quiero volver a casa”. En cada oportunidad que se brindaba durante la Misa la mujer insistía: “quiero volver a casa”. Más allá de su tristeza y dolor la mujer dio voz al anhelo de todo corazón humano: volver a casa.
La Pascua es nuestra Casa. La Pascua es nuestra Casa porque la Vida es nuestra Casa. La Vida es nuestra Casa porque es lo que somos: somos Vida expresándose por un momento en forma humana. Y la Vida siempre ocurre en el aquí y el ahora.
Entonces nuestra Casa, la Casa verdadera es esta: el aquí y el ahora. La resurrección de Cristo no es un acontecimiento histórico: es el acontecimiento donde la historia ocurre.
¿Cómo podría el acontecimiento que define la historia, ser histórico? En realidad la resurrección precede, acompaña y cierra la historia, individual y universal.
Vivimos en la resurrección porque somos Vida, participamos y somos manifestación de la Única Vida.
Comprendemos así que la vida no tiene un sentido, sino que vivir es el sentido. No existe un “sentido” de la vida afuera de la vida. Tu vida, aquí y ahora, es el sentido.
Volviendo entonces a la pregunta del comienzo: ¿Dónde vemos reflejada la victoria de Cristo sobre mal, dolor y muerte en nuestro mundo?
En la Vida y en el vivir de este momento.
Es la misma y única Vida la que se manifiesta y expresa también como mal, dolor y muerte. Por eso todo está siempre a salvo. Lo único necesario es vivir y vivir el instante.
Para eso necesitamos visión, necesitamos ver. Ver que ya estamos en Casa. Ver la Casa, ver la Vida.
La palabra Pascua como bien sabemos significa “pasaje”: de la muerte a la vida. Dicho de otra manera: de la visión a la Casa.
Vivimos adentro de la Vida, adentro de la resurrección, adentro del seno de Dios.
En este momento Dios te está respirando y tu respirar es el respirar de Dios.
Vivir en plenitud, vivir en la resurrección, vivir como resucitados es una continua Pascua: de la visión a la Casa.
¡Feliz Vida! ¡Feliz Pascua!



Publicar un comentario

Etiquetas