viernes, 6 de enero de 2017

Hasta la muerte huele a melón




Siempre tan frágil esta mañana nueva,
hermosa y frágil la vida
que transcurre entre mis dedos y no me pertenece.
Frágil la sonrisa,
efímera y bella.
Como el hoy que se muere
donde otra luna vive.

Un suspiro de amor,
tu aliento y todo acaba.
Como la última nota
de la sinfonía más bella.

Frágil la vida que me enamora,
frágil y siempre nueva.
Eternamente viva
como unos ojos
llenos de amaneceres.

Renace el Misterio y terco se repite
y lo dejo ser.
Lo dejo ser, ¡si!
Sepulcro siempre abierto
donde hasta la muerte huele a melón.

Publicar un comentario

Etiquetas