domingo, 10 de enero de 2016

Lucas 3, 15-16. 21-22




Hoy la liturgia nos propone el relato del bautismo de Jesús y nos invita a comprender su mensaje para nosotros hoy. Comprender nos permite vivir con más autenticidad.

El texto evangélico es muy sugerente y nos puede iluminar.
Intentamos profundizar en algún aspecto.
El relato del bautismo de Jesús es un texto que se sirve de  varios símbolos y metáforas: cielo, fuego, paloma.
Para penetrar en el nucleo del mensaje hay que trascender estos símbolos y captar su mensaje eterno. Mensaje eterno que se hace carne aquí y ahora.

El evangelio nos habla de nuestra común identidad. Toda la vida y el mensaje de Jesús están enfocados a revelarnos esta hermosa identidad más allá de las circunstancias y de lo que pasa y muere.

Decir que Jesús nos bautiza "en Espíritu Santo y fuego" es decir que él nos revela quienes somos, nos hace comprender y nos hace participes de la divinidad. Nos hace entrar delicadamente en su conciencia y en su experiencia del Padre.

El relato del bautismo de Jesús nos invita entonces a entrar en su misma experiencia y comprender que lo que Jesús es lo somos todos y que lo que Dios Padre hace con Jesús lo hace con todos. 
Jesús antes que nada, no nos revela lo que tenemos que hacer, sino lo que somos.
Javier Melloni lo expresa muy bien: “Jesús es plenamente Dios y hombre, y eso es lo que somos todos. El pecado del cristianismo es el miedo; no nos atrevemos a reconocernos en lo que Jesús nos dijo que éramos”

A partir de este descubrimiento y esta experiencia nuestro vivir concreto y nuestro actuar se transforman también: simple y hermosa consecuencia. El "hacer" fluye del "ser" y no al revés. Es fundamental recordarlo.

Lucas usa otra linda metáfora: "se abrió el cielo". Indica justamente que, en Cristo, la plena comunión entre tierra y cielo es restablecida. Humanidad y divinidad son la misma y única realidad con distintas caras. 

El cielo está siempre abierto. Y la voz desde el cielo: "Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección" es repetida en cada instante, especialmente para vos. ¡Escuchala! ¡Disfrutala! ¡Vivela!








Publicar un comentario

Etiquetas