viernes, 10 de junio de 2016

La luna y yo


Despertar por fin y ser lo que siempre hemos sido,
vivir de la luz que nos constituye
y ser el amor que somos.


Miro la luna y puedo sentirme uno con ella.
Ya no sé con claridad si soy luna o soy yo,
si yo reflejo a ella o ella me refleja.
Puedo sentirla respirar y captar sus pensamientos.
Paz profunda mi amada luna.

Puedo sentirme uno con el Universo
desde que el Amor me abrazó,
porque no hay más que amor,
no hay más que Uno
y todo en lo Uno se concentra.

Puedo perderme en una flor y llamarme en ella,
puedo sentir sus emociones
y su alegría cuando la miro.
No sé si soy yo o soy flor:
asombroso Misterio.

Veo niños sonreír y autos pasar
y yo sonrío y paso.
Siento el aire en mi cara y soy también el aire.
Los arboles me hablan desde su bella quietud y me pierdo en ellos,
o tal vez en ellos me encuentro.
Soy árbol también y árbol enamorado.
Crecen mis raíces y mis ramas llegan al cielo.
Respiro con los árboles y ellos me respiran,
una y otra vez.

Y vuelo libre con los pájaros,
llenos de colores y de visión;
nos entendemos y juntos cantamos.
Paz profunda y bellísima, amados habitantes de los cielos.

Me pierdo en todo y en todo me reencuentro,
nuevamente yo, más uno y más todo.



Publicar un comentario

Etiquetas