sábado, 8 de octubre de 2016

Pizza, niños, fútbol… ¡y confesión!



Hace poco se me regaló vivir una hermosa experiencia. La Vida siempre nos sorprende, abre puertas, derrumba muros. Muros inexistentes, construidos por nuestras mentes, pero muros al fin.

Un compartir simple, clima de familia. El cansancio normal al terminar la jornada. Esos “compartires” que dan sabor y color a la vida, que huelen a verdad, que chorrean divinidad.

Esos compartires que alegran la vida de un cura, que lo traen a la realidad de la familia y de la sociedad. Esos compartires que se me regalan a menudo y de los cuales estoy profundamente agradecido.
Era uno de esos compartires.

Una pizza, niños en la vuelta con su vitalidad, la tele prendida y la pelota rodando.
Pizza, niños y fútbol, pensándolo bien, son un buen resumen de la cultura uruguaya y de la cultura occidental en general. Interesante.
Entre estos elementos se conversa, se grita un gol, se atienden a los niños, se saborea la pizza.
Y la conversación se desliza casi imperceptiblemente hacia una confesión: ¡celebramos la reconciliación!

La reconciliación en el corazón de la vida cotidiana: ¡esta es la verdadera reconciliación! ¡Qué maravilla! Descubrimos el amor y el perdón ahí donde la vida se juega, cada día, todos los días.
¡Como la pelota en la cancha, como la alegría de los niños!

Entre pizza, niños y fútbol el Dios de la Vida anda rodando: ahí nos encontramos a nosotros mismos, ahí nos encontramos con los demás, ahí nos descubrimos expresión de la vida divina.

Basta estar atentos. Basta estar abiertos. Dejando de lado muros inexistentes. Para vivir. Sentir la Vida.
Y la Vida reconcilia: siempre.



Publicar un comentario

Etiquetas