sábado, 23 de abril de 2016

Acción sana

"Toda acción sana en nuestras vidas debe fluir de nuestra unicidad con el ser."


John Main





¿Qué es una "acción sana"?
Es importante preguntarselo. En nuestra vida diaria cumplimos miles de acciones, de las más sencillas y cotiadianas a las que nos parecen más importantes... veremos que no hay una acción más importante que otra.
Muchas veces nuestras acciones, más que acciones, son re-acciones: reaccionamos instintivamente y repetitivamente a los estimulos exteriores. 
La reacción surge esencialmente de nuestra esclavitud a pensamientos y sentimientos. Reaccionamos a partir de lo que pensamos, sentimos y de lo que ya sabemos. La mente es repetitiva.

Nos hace falta lucidez. Nos hace falta crecer en conciencia.
Nuestra identidad, nuestro verdadero ser, se encuentra más allá de pensamientos, sentimientos y emociones. Nuestra identidad radica en el Ser o, que es lo mismo, en la Unidad, en lo Uno. 
La "acción sana" es la acción que surge desde más allá del pensamiento y los sentimientos. No se trata de rechazar o luchar en contra de nuestros pensamientos y sentimientos; se trata de trascenderlos: ir más allá. Descubrir Ese algo más que somos y que nos define. Desde la "unicidad con el ser" - como la llama el monje benedictino John Main - asumimos plenamente pensamiento, sentimientos y emociones y los trascendemos.  

La acción sana es la acción lucida, libre de egoísmo, la acción que surge casi sola, como respuesta a la situación del momento. 
La acción sana va a pescar en el lugar donde todos somos uno, donde brota todo lo que vive y existe. Por eso es la acción ajustada y creadora. Es la acción que pasa a través de nosotros, que nos atraviesa. Somos simples canales por donde la acción sana y pura pasa y asume nuestra unicidad.
Como la luz blanca que a través del prisma asume matices de colores. Somos a la vez Esa luz y ese prisma: más somos conscientes de la luz más seremos prisma y la luz pasará en toda su belleza y creará la acción sana. 

Desde ese lugar, desde esta "unicidad del ser" donde brota la acción sana, nos damos cuenta que no hay una acción más importante que otra. Toda acción es la respuesta correcta y única al momento presente. Toda acción es perfecta y completa en si misma: eso quiere expresar la imagen del circulo, típica en el zen.

Una acción así es fuente de paz y alegría, para nosotros y nuestro entorno. 

Publicar un comentario

Etiquetas