sábado, 5 de diciembre de 2015

Vivir al límite

"¿Valdrá el último intento, 
este granito de oro,
la vida entera?"


Stefano Cartabia 





Soriano se caracteriza por la cantidad y variedad de pájaros. Me parece tenga que ver con la abundancia de alimentación. Igual hacemos los seres humanos: vamos donde se come. No deja de ser interesante.

Los camiones llenos de granos van perdiendo el sabroso alimento por las rutas y caminos vecinales: fiesta para los pájaros. Solitos o en grupo los vemos cazar su granito.
Siempre me llama la atención alguno que otro pájaro atrevido - o valiente quizás - que para comer su granito espera hasta el último instante para levantarse en vuelo y evitar el fatal impacto con los autos. 
Me pasó a mi también tener que asistir - con cierto dolor - al fatal impacto. 

Pajarito atrevido:
¿Vale la pena esperar hasta el último momento para levantarse y volar?
¿Tanta hambre tienes?
¿O quieres vivir al limite y saborear hasta la muerte?

Me enseñan los pájaros atrevidos, los que zafaron y los que no.
Los seres humanos vivimos lo mismo. A veces arriesgamos valores importantes y hasta la vida por cosas que no valen la pena. Otras arriesgamos por cosas que si valen la pena.
Vivir al límite no siempre es negativo. Saborear la vida hasta donde se junta con la muerte puede enseñarnos muchas cosas.
Es vivir con totalidad. Es vivir en plenitud el presente.
Gracias pajarito: tu último intento es también plenitud de vida.

Publicar un comentario

Etiquetas