viernes, 6 de noviembre de 2015

Genuina soledad

"La genuina soledad no consiste en no estar con otros, 

sino en no medirnos con ellos"


Mónica Cavallé




Necesitamos una autentica soledad. Hay un espacio único en cada ser humano y en cada cosa que vive: es nuestra soledad. Es el lugar más nuestro, a la vez personal y universal.




En la genuina soledad nos encontramos siempre con nosotros mismos, con Dios, con los demás y con la creación.
A veces confundimos soledad con aislamiento o con momentos de huida de la vida cotidiana.
La genuina soledad, como subraya nuestra cita de hoy, es algo más profundo y constructivo. 

Quedo siempre muy impresionado de como el ser humano vive constantemente de comparaciones y confrontaciones
Continuamente nos estamos comparando y confrontando, a veces conscientemente, la mayoría de las veces inconscientemente. Hacemos depender nuestra vida y nuestra felicidad de cosas superficiales y hasta ilusorias. Comparándome entro en el juego del "más" o "menos" y pierdo la belleza de mi unicidad y originalidad. Confrontandome entro en una lucha estéril sin ganador ni perdedor y me pierdo la riqueza de lo distinto. 
Es sumamente difícil encontrar alguien que sea radicalmente libre de todo eso. 

Muchas veces también vivimos de comparaciones y confrontaciones con nosotros mismos y no salimos de nuestras peleas interiores que nos agotan. Nos comparamos con una imagen de nosotros mismos, con un ideal de persona que no existe. Siempre le escapamos a la realidad y esta huida nos cansa y no nos construye.

La genuina soledad nos enseña a salir del terreno de la medición para entrar en el terreno de la creación. Adentrandonos en la genuina soledad nos descubrimos creados a cada instante con una originalidad tal que no permite comparaciones. Desde ahí toda medición termina y empezamos a crear nuestra vida con total libertad, espontaneidad, transparencia.

Publicar un comentario

Etiquetas