jueves, 12 de noviembre de 2015

La fiesta del morir

"Morir es, después de nacer, el acontecimiento más importante de nuestra vida. En consecuencia, deberíamos enfocar nuestra vida hacia la muerte como hacia una fiesta: la fiesta de regreso a nuestro origen"


W. Jager




El tema de la muerte es abordado en general bajo dos formas: o evitandolo o con angustia y tristeza.
Nuestra sociedad, tan superficial y enferma de apariencia, evita cuidadosamente el tema.
Cuando ya no se puede evitar porque la muerte golpea inexorablemente a la puerta, nos invaden la angustia o la tristeza.
Hay una tercera manera de enfocar el tema. Una manera más humana, más sabia y constructiva: podemos hacernos amigos de la muerte.
Podemos ir hacia la muerte como hacia una fiesta.
En realidad estamos constantemente caminando hacia la muerte y la muerte nos acompaña mucho más de lo que sospechamos. 
¿Por qué entonces no hacernos amigos?
¿Por qué esperar lo inevitable con miedo y tristeza?
Las tradiciones espirituales de la humanidad tuvieron siempre muy presente el tema y nos invitan sabiamente a "morir antes de morir", es decir, a enfrentar todo lo que la muerte significa desde ya. El camino espiritual se puede ver también bajo este aspecto: un camino de superación del miedo a la muerte.
Este camino nos tendrá reservada una sorpresa: nos daremos cuenta que la muerte en realidad es ilusoria. No existe. Simplemente muere definitivamente nuestro "ego". Lo que somos no puede morir porque no nació.
¿Dios acaso nace y muere?
¿Y no somos Uno con la vida divina?
Experimentada así la muerte es fiesta: fiesta del Amor. Lo único real.


Publicar un comentario

Etiquetas