viernes, 9 de octubre de 2015

Imperceptible aliento


La flauta tal vez es el instrumento musical más utilizado por místicos y maestros espirituales para expresar algo del Misterio de Dios.
El mismo nombre del blog que viene del místico sufí Hafiz, tiene en su centro la flauta y el aliento.
Todo esto se debe, según mi sentir, al misterio de como un delicado aliento produce sonidos tan armoniosos y dulces. Se dice también que la flauta es uno de los instrumentos más antiguos. Es un instrumento delicado, humilde y casi uno queda asombrado de como un poco de aliento pasando a través de unos pocos agujeros produce tan linda música. 

¿Por donde nos viene la enseñanza que nos regala la flauta y su música?
Cuando un buen flautista toca, no es muy fácil darse cuenta del momento en el cual toma aliento para seguir tocando. Es casi imperceptible. Hay que estar sumamente atentos.
Nuestra vida es como la melodía que sale de la flauta de Dios: si estamos atentos escuchamos la música  (¡a veces ni eso!) pero nos resulta muy difícil darnos cuenta del aliento de Dios, del músico. Dios es un flautista sumamente capaz y humilde: cada pieza es una obra maestra. Su aliento en la flauta es realmente imperceptible. Pero si nos entrenamos y estamos sumamente atentos y despiertos, notaremos por lo menos de vez en cuando, el aliento de Dios. En este instante la vida se transforma porque todo se vuelve Uno: el aliento de Dios, la flauta, la música.

Publicar un comentario

Etiquetas