sábado, 10 de octubre de 2015

Juego divino

"Todo es un juego que la divinidad se concede; ha imaginado la criatura para su deleite. ¿Qué es la cualidad de Dios? Derramarse en la creación, ser en todo momento el mismo, ni tener, ni querer, ni saber nada. Nada dura sin gozo. Dios ha de gozar de sí mismo; si no, su Esencia se secaría como la hierba" 

Angelo Silesio



El místico alemán Silesio (1624-1677) nos da una hermosa imagen de la divinidad.
Uno de los rasgos de Dios, nos dice, es el gozo. Dios goza en todo lo que hace y se goza a si mismo en todo.
La creación es el gozar de Dios que se derrama y todo, absolutamente todo, es manifestación y expresión de esta alegría de Dios que desborda.
Dios se deleita: especialmente se deleita en los seres humanos, reflejo único y hermoso de su Ser.
Cada cual es el deleite de Dios. Dios se deleita en vos y se goza a sí mismo a través de ti.
Nada dura sin gozo, porque el gozo es el motor de todo deseo y de todo hacer. 
Hay que aprender a disfrutar, gozar y deleitarse en Dios y como Dios: siendo amor creador que se derrama gratuitamente, sin apego y sin posesión.
Publicar un comentario

Etiquetas