martes, 21 de julio de 2015

A gusto conmigo/2

"Cuando te sientes a gusto contigo mismo, 
no necesitas demostrar nada"

(Autor desconocido)




El sábado pasado hemos hablado en nuestra reflexión de como el primer paso para estar a gusto con uno mismo es la aceptación. Quisiera continuar reflexionando. Es un tema esencial en el desarrollo humano.
La aceptación de uno mismo tiene que ver con nuestra verdad: me recibo como un don, así como soy y me siento en el momento presente. En la aceptación radica y se encuentra la autentica humildad. Reconozco y amo lo que soy. Recibiéndome como un don me experimento amado y descubro que soy paz. La aceptación me establece en la verdad de mi mismo. 
Por eso la aceptación es clave. 
No podemos dar lo que no tenemos y lo que no tenemos en realidad lo tenemos porque es nuestra identidad: sólo no lo hemos descubierto. La aceptación radical y serena de uno mismo es el primer y fundamental paso en este hermoso descubrimiento: soy amor, soy paz. Descubierto esto podemos amar con sencillez y espontáneamente con todas nuestras limitaciones que yo no serán una tranca, sino un don. Entonces asomará la única y verdadera libertad. Y no necesitaremos demostrar nada, ni a nosotros mismos ni a los demás. Simplemente somos. Simplemente y totalmente vivimos.

Publicar un comentario

Etiquetas