miércoles, 22 de julio de 2015

Danza en el vacío


En estos día me encontré con esta maravillosa invitación: "¡Danza en el vacío!" Y vi reflejada mi experiencia actual y en general de toda mi vida. Se lo comparto.
La imagen de la danza es muy usada en las tradiciones espirituales de la humanidad para expresar el viaje humano, la experiencia profunda de la vida, la comunión con Dios.
La danza expresa esencialmente tres cosas: ligereza, soltura, armonía. No se puede danzar con cargas encima, no se puede danzar atados a algo, no se puede danzar si no seguimos la música.
La vida es así. Vivir como si la vida fuera una danza: con ligereza, sueltos y libres de apegos, en armonía con el Universo. ¡Qué belleza!
El vacío expresa esa libertad de nuestras seguridades. Nuestras supuestas y falsas seguridades convierten la danza de la vida en un paso pesado, mecánico, aburrido. En el fondo no tenemos ninguna seguridad; cada día la muerte nos pasa a pocos metros y no nos damos cuenta. Danzar en el vacío significa vivir el momento presente en total libertad y disfrute. Mañana volveremos sobre este tema...

Publicar un comentario

Etiquetas