jueves, 23 de julio de 2015

Danza en el vacío/2

"Hay cuatro palabras que transmiten el secreto del arte de vivir, el secreto de todo éxito y felicidad: Uno Con La Vida. Ser uno con la vida es ser uno con el Ahora. Entonces te das cuenta de que tú no vives tu vida, sino que la vida te vive a ti. La vida es el bailarín y tú eres el baile" 

E. Tolle




Ayer comentábamos de la importancia y belleza de aprender a danzar en el vacío, a vivir la vida con ligereza, soltura, armonía. La vida es una danza maravillosa: acepta su invitación a bailar. 

Hoy damos un paso más aprovechando las sabias palabras de Tolle. "Uno Con la Vida": la primera importante afirmación. La vida no es algo que sucede mientras yo hago otra cosa: soy y somos parte de la Vida. Solo hay Una Vida: tan obvio como olvidado. Vivir es entonces aprender a ser Uno con la Vida. Y la Vida ocurre sólo y únicamente Ahora. 

En segundo lugar subrayo la última frase: "la vida es el bailarín y tú eres el baile". Seguimos danzando. En efecto, en nuestro desarrollo humano-espiritual, nos vamos dando cuenta de que en realidad quién danza es Dios y nosotros somos su hermosa danza. En realidad no vivimos la Vida: somos vividos por Dios. Dios nos vive. Dios quiere experimentarse, manifestarse y expresarse en nuestra aventura humana. Experiencia maravillosa para quién se abre a la música, para quién descubre el secreto de la Vida Una. Animemonos con todo entusiasmo. Danzamos juntos al ritmo de Dios. 

Publicar un comentario

Etiquetas