jueves, 16 de julio de 2015

¿A Jesús le gusta el chocolate?


En un colegio de Montevideo una catequista hablaba de la presencia de Jesús en todo lo que hacemos y vivimos y una niña de 7 años exclamó:

A mi me encanta el chocolate, entonces a Jesús también, y cuando lo como él baja de mi corazón hasta mi panza para saborearlo conmigo…

Sin exagerar, lo que la niña expresó es su sencillez, es una experiencia mística: experiencia no racionalizada y filtrata por la mente limitada.

Los niños están más abiertos a la experiencia contemplativa porque logran con más facilidad ir más allá de la mente y confiar más en su intuición. Confían más en lo que son y sienten que en sus pensamientos. 
Esto es lo que los adultos hemos perdido y el camino espiritual nos invita a redescubrir.

A eso se refería Jesús cuando invitaba a sus discípulos a ser como niños. No apuntaba, como a veces se interpretó, a la pureza, sencillez e inocencia de los niños. Valores sin dudas presentes e importantes. Pero la mirada de Jesús es siempre más profunda de lo que suponemos. Invitándonos a ser como niños Jesús nos invita a ser contemplativos y místicos, es decir, a vivir la experiencia directa e inmediata de Dios, sin la mediación de nuestra mente. Mediación que en todos casos es limitación y muchas veces traición.
La mente separa, la intuición contemplativa une. 
Esta niña experimentó que entra ella, Jesús y el chocolate en el fondo no hay separación: son uno. Esta es la experiencia mística. Dios experimenta las cosas a través de mí y yo a través de Él.
¡Qué maravilla! 
Sin duda a Jesús le gusta el chocolate.


Publicar un comentario

Etiquetas