martes, 1 de septiembre de 2015

El orgasmo del silencio

"Vivo en el silencio, la presencia, el orgasmo continuo, el amor"

Yolande Duran-Serrano





Yolande Duran-Serrano es una mujer española de 52 años: hace dos años tuvo una experiencia espiritual muy profunda que transformó su vida. Se encontró con el silencio.
La frase la recojo de una entrevista hecha a Yolande por el diario La Vanguardia de Barcelona sobre su experiencia espiritual.
Me pareció muy interesante y sugerente que usara la palabra "orgasmo", palabra usada casi exclusivamente en ámbito sexual y todavía tabú en muchos ambientes de Iglesia.
Como se sabe el orgasmo es el momento de máximo placer sexual, donde se descarga toda la tensión acumulada y al cual sigue una placentera relajación, debida a la liberación de endorfinas. Los estudiosos dicen que es uno de los placeres más intensos que un ser humano puede vivir. Tiene una contra: dura pocos segundos y en todo caso menos de un minuto.
Así que la acotación de Yolande de vivir en un continuo orgasmo no deja de sorprender.
¿Es posible? Obviamente que si, muchos lo atestiguan. Obviamente un orgasmo de otro genero que el sexual y con distintos niveles y matices.
¿Por qué el silencio puede ofrecernos un placer tan intenso y continuo?
Simplemente porque es lo que somos. El silencio es nuestra más profunda identidad. Vivir en el silencio es experimentarse UNO con la divinidad, UNO con el Amor. Es estar en el punto quieto donde todo está bien. 
¿Hay placer y alegría más grande?
El orgasmo sexual está condicionado: por la edad, la salud, el momento que se vive, la pareja, etc...
El orgasmo del silencio es incondicionado: el silencio está siempre ahí. 
Es el único que puede durar infinitamente. Porque solo el Silencio ES. Porque el Silencio es Dios y el Amor es Silencio.

¿Te atreves a vivirlo y a dejarte vivir por él?
En las próximas reflexiones intentaré dar unas pistas sobre come iniciarse al silencio.


Publicar un comentario

Etiquetas