martes, 22 de septiembre de 2015

El pozo y las estrellas

"Cuentan de un filósofo griego, presocrático, que una noche por contemplar el firmamento estrellado, cayó en un pozo. Así ¿quién querría ser filósofo? Sin embargo, es grandiosa la actitud del filósofo saliendo del pozo y volviendo a mirar hacia arriba. Lo que resulta triste es la condición de las gentes que por mirar el suelo que pisan para no caer, se están perdiendo el espectáculo del cielo estrellado"

Consuelo Martín





Interesante y sugerente el cuentito que nuestra reflexión diaria nos propone. 
Esencialmente la cuestión de fondo podría ser: ¿Cual es mi actitud frente a la Vida?
El cuentito nos propone dos actitudes fundamentales: contemplación y miedo.

La actitud contemplativa se aprende. Para eso hay que desaprender muchas cosas y sobre todo volver a la inocencia, la sencillez, el asombro. Contemplar es encontrar la raíz más allá del pensamiento.
Esta actitud contemplativa que se cultiva día a día, que se renueva a cada instante, nos permite vivir la vida con gratuidad y compasión, descubriendo la belleza a cada paso. 
A veces, enamorados por tanta belleza, podemos perder contacto con la realidad o estar confundidos y nos caemos. Entonces humildemente nos volvemos a levantar para contemplar otra vez.

La otra manera de vivir es a partir del miedo. Sabemos que todos nuestros miedos tienen una única raíz: la muerte. La muerte como miedo a perder nuestro "yo": una ilusión, ya que lo que soy no se puede perder. 
Esencial es entonces empezar a enfrentar la muerte desde ya. 
Desde el miedo a la muerte surgen los demás y comunes miedos: a sufrir, a las opiniones y juicios de la gente, a perder nuestra imagen, etc...
Viviendo a partir de nuestros miedos en realidad no vivimos: simplemente sobrevivimos y nos perdemos el encanto de la vida y su belleza. Tal vez no caemos en el pozo pero sin duda no disfrutamos del esplendor de las estrellas.
¿Contemplar o vivir con miedo? Hay que decidir ya. Las dos actitudes son incompatibles. 
Animate: un instante de contemplación vale mil caídas en el pozo.



Publicar un comentario

Etiquetas