sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Normal?

"La normalidad es una ilusión: lo que es normal para una araña es el caos para una mosca"



Hace unos días me encontré con esta frase y me pareció muy interesante y apuntando a la sabiduría.
Normal o no normal depende esencialmente de la perspectiva y de los intereses de cada cual.
En el fondo lo que nos dice es que todo es relativo.




"Lo único absoluto es lo relativo", podríamos decir de forma paradojal.
Muchos cristianos y teólogos se asustan escuchando todo esto y se cierran al dialogo.
Critican firmemente, con cierta amargura, que el problema fundamental en la iglesia y la sociedad es que, justamente, "todo es relativo".







Al respecto subrayaría unos aspectos:

1) La necesidad (psicológica y espiritual) de seguridad no reconocida y no asumida nos lleva al miedo. Parece que el ser humano no puede vivir sin anclarse a algo Absoluto o que cree tal.

2) Aclarar lo que se entiende por "todo es relativo". Muchas veces se critica sin conocer, sin profundizar y sin abrirse al dialogo. Cuando se afirma que "todo es relativo" no se quiere afirmar una anarquía de valores o "que todo vale", como se preocupan los moralistas. Se quiere decir algo más hondo: el ser humano es un ser situado y, si puede conocer lo Absoluto, lo conoce relativamente: a su cultura, familia, educación, religión, genética, historia, etc...
Tu mismo acercamiento a lo Absoluto es relativo. Elegida y asumida la relatividad se pueden ordenar los valores y la moral. Son dos planos distintos.

3) Desde esta comprensión y apertura se nos abre una ventana maravillosa al Misterio: en su infinita apertura todo está relacionado, todo coexiste armoniosamente. Dios se manifiesta en la araña y en la mosca a la vez. Lo Absoluto es relación y Dios es Absoluta relatividad. 
Por eso que el Silencio es la mejor manera "para hablar del Misterio": en el Silencio coexisten todas las palabras y los opuestos se relacionan en armonía y belleza. 




Publicar un comentario

Etiquetas