miércoles, 2 de septiembre de 2015

Escuela del Silencio/1


Empiezo hoy una serie de reflexiones para ayudarnos a entrar en este mundo del silencio. Lo hago por varias razones. Antes que nada para encontrarnos con Dios. Dice el jesuita Anthony de Mello: Si quieres encontrar a Dios, el primer paso a dar es encontrar un medio para hacer el silencio en ti.” Traducido: sin silencio no hay autentica experiencia de Dios. Tan fundamental es. Además varias personas me pidieron una ayuda para aprender a vivir el silencio. En tercer lugar el silencio es mi "no-lugar" adonde vivo y actúo.


Antes que nada intentamos ver lo que no es silencio:

  1. El Silencio no es simple ausencia de ruidos externos
  2. El Silencio no es tampoco simple ausencia de ruidos internos
  3. El Silencio no es simple fruto de nuestro esfuerzos
  4. El Silencio no es un logro
  5. El Silencio no es ni estar callado ni hablar.
Todas estas cosas hacen parte del Silencio pero no lo definen. Son como frutos que surgen y consecuencia del descubrimiento del Silencio. 
El Silencio, como todas las cosas verdaderas, no se puede definir. Simplemente se intuye y se vive.


Publicar un comentario

Etiquetas